Lección de La multiplicación de los panes y los peces

Jesús y sus discípulos se encontraban en el desierto y había mucha gente escuchándole. Llegó la noche y dijo a sus discípulos:

   – Dadles vosotros de comer. Uno de sus discípulos dijo:

   – Hay un joven que tiene cinco panes y dos peces. Pero con esto no tenemos ni para empezar. Jesús dijo al gentío:

   – Sentaos en el suelo. Había unos cinco mil hombres, sin contar mujeres ni niños.

   Entonces Jesús cogió los cinco panes y los dos peces, y después de rezar y de dar gracias, los bendijo y los dio a los discípulos para que los repartieran a todos. Comieron todos. Comieron todos hasta estar satisfechos.

   Jesús dijo a los discípulos:

   – Recoged los trozos que han  sobrado. Los recogieron y se llenaron doce cestas con las sobras.

Volver a: Tres milagros