Lección de La necesidad de su propia naturaleza

Puesto que este ser eterno ha existido siempre, no ha podido recibir la existencia por medio de otro: estaba solo.

   Tampoco se la ha podido dar a sí mismo, porque nadie se puede crear a si mismo; luego es necesario que este primer ser exista por la necesidad de su propia naturaleza; es el ser que nosotros llamamos necesario.

   Dios es el ser necesario, que existe porque le es esencial la existencia, como le es esencial al círculo el ser redondo y al triángulo tener tres ángulos.

(Pintura: Recorrido en Egipto. BEUCKJAER, Joaquim. Roc Kox House. Antwerp)

Volver a: La necesidad de un ser eterno