Lección de La palabra amor 2

Se observa este amor en los matrimonios que llevan casados más de cuarenta años. Han pasado por las habituales peleas, disgustos y petición de perdón, pero su matrimonio goza de cierta paz, de un resplandor especial: es el agape, el amor de donación.

   El amor conyugal tiene cuatro características: perennidad, debe ser una entrega para toda la vida; exclusividad, cada uno tiene un solo cónyuge; publicidad, las parejas deben sacarse en público; y fecundidad, en el sentido de que se ordena a engendrar nuevas vidas. El amor de donación más radical es el amor a Dios. Para el creyente, Dios constituye una razón de ser primordial. En el Evangelio se lee: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo”. (Lucas 10,27) 

   2. El amor de amistad. Está basado en la participación en un interés común. Ya se ha estudiado en las lecciones anteriores.

Volver a: La palabra amor