Lamartine y el picapedrero

El francés Lamatine le preguntó al picapedrero de S. Pont:

   – Si usted no ha ido nunca a la escuela, ni ha estudiado el catecismo, ni ha leído nada en los libros que hablan de Dios, ¿cómo sabe que existe Dios? Y el picapedrero le respondió:

   – De pequeño mi madre me lo dijo muchas veces y después he asistido a las clases de catecismo de las parroquias y a otras casas de oración en donde nos reuníamos para hacer oración, adorar a Dios y servirle. Pero aun cuando todo esto no hubiese ocurrido, le aseguro que al recorrer las tierras y ciudades de Francia, todo me habla de Dios. Su idea penetró en mis ojos con el primer rayo de luz, en mi espíritu con la primera reflexión y en mi corazón con el primer latido. Aunque me considere un ignorante, cuando observo una estrella o una hormiga o una hoja o un grano de arena, me pregunto necesariamente: ¿quién es el que te ha hecho?

(Pintura: San Cristóbal. WITZ, Konrad. Ofenliche. Kunssammlung. Basle).

Volver a: Los seres del universo