Lección de Ley física y moral

Las leyes físicas son las fórmulas a las que se someten las cosas y nos dicen lo que son los hechos. Sin embargo, las leyes morales son normas que estudian los actos humanos.

   Las leyes físicas están impuestas a las cosas, mientras que las leyes morales son propuestas al hombre.

   Las cosas no faltan a las leyes físicas, pues sus cambios se realizan por necesidad. Ejemplos: las piedras caen al suelo por la fuerza de la gravedad y el azúcar se disuelve en el agua. No tienen libertad para hacer una cosa u otra.

   Los hombres pueden  faltar a las leyes morales, que marcan una obligación. El ser humano puede elegir, hacer una cosa o no hacerla, hacer bien el trabajo o hacerlo mal.

   Aunque no se cumpla la ley moral no queda anulada. Al contrario, la validez y verdad de la ley moral brilla ante nuestros ojos al ser quebrantada. Ejemplo: cuando unos delincuentes o políticos roban dinero, todo el mundo los rechaza por hacer un acto inmoral, como es el robo.

   Algunos piensan que lo que obliga al hombre es la propia conciencia o la sociedad o las leyes aprobadas por los parlamentos. Pero las leyes políticas, el pensamiento de la sociedad y la conciencia personal pueden cambiar, según las circunstancias de cada momento. No son estables ni seguras.

   La ley moral es un mandato y una obligación. Solo puede proponer una ley al hombre quien es superior moralmente a él. Dios es poderoso, estable, justo y perfecto. Él es quien da la ley moral que obliga a todos los hombres.

Volver a: Los hechos y los actos