Los músculos

Los músculos producen el movimiento siguiendo las instrucciones del cerebro y tienen la facultad de alargarse y contraerse moviendo los huesos.

   Los músculos van unidos a los huesos por tendones y constituyen lo que llamamos la carne.

   En los dibujos laterales vemos el hueso húmero, los músculos bíceps y tríceps y los huesos del antebrazo, cúbito y radio. Las uniones de los huesos se llaman articulaciones. En este caso el codo es la articulación entre el húmero y el cúbito y radio.

   Cuando el tríceps se contrae y el bíceps se relaja o estira, el antebrazo se deja caer. (Ver el dibujo superior).

   Cuando el cerebro da la orden de levantar la mano, se contrae el bíceps y se relaja o estira el tríceps. Con ello el antebrazo y la mano se elevan. Estos dos músculos actúan de modo opuesto.

   Los músculos más conocidos son el trapecio que está en la nuca y levanta la cabeza; el masetero, que mueve la mandíbula al masticar (maxilar inferior); los pectorales, que levantan los brazos y ayudan a respirar; el bíceps y tríceps en el brazo; los gemelos en la pierna o pantorrilla y los glúteos que forman las nalgas y sostienen todo el cuerpo sobre las piernas.

Volver a: El aparato locomotor