Lección de Muerte de Jesús

Hacia el mediodía, se oscureció el sol y el campo de cubrió de sombras. A los pies de la cruz se hallaba María y Juan, el discípulo predilecto. Jesús dijo a su made:

   – Mujer, he aquí a tu hijo. Después dijo al discípulo:

   – He aquí a tu madre. Y desde ese momento Juan tomó a María consigo. Poco después dijo Jesús:

   – Tengo sed. Uno de los soldados preparó una esponja llena de vinagre. Y, atándola a una caña, se la acercó a la boca para que bebiera. Más tarde, Jesús gritó con fuerza y dijo:

   – Padre, en tus manos pongo mi espíritu. Y después murió. El capitán de los soldados romanos que estaba enfrente de la cruz, al ver cómo había muerto, dijo:

– Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios. Habían también algunas mujeres que miraban a distancia y entre ellas estaba María Magdalena, María, la madre de Santiago el menor y de José , y Salomé, que seguían a Jesús cuando estaba en Galilea.

Volver a: Crucifixión