Lección de Muerte de los Inocentes

Entonces Herodes, al ver que los Magos le habían engañado, se irritó en extremo, y mandó matar a todos los niños que había en Belén y toda su comarca, de dos años para abajo, con arreglo al tiempo que cuidadosamente había averiguado de los Magos. Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías:

Una voz se oyó en Ramá,
llanto y lamento grande:
Es Raquel que llora por sus hijos
y no admite consuelo, porque ya no existen. (Mateo 2, 16-18)


La Iglesia ha visto en estos niños los primeros mártires que dan su vida por Cristo. El martirio les justificó y obró en ellos la misma gracia que confiere el bautismo: es el Bautismo de sangre.

(Pintura: La masacre de los Inocentes. GIOTO de Bondone. Iglesia de San Francisco de Asís. Italia)

Volver a: Adoración de los Magos