Lección de Origen del hombre

Así pues, podemos aceptar filosófica y teológicamente la evolución pero decir que esa evolución se debe solo al azar, eso no es ciencia. Y así, tenemos que preguntarnos luego, ¿esta evolución puede llevar a explicar al hombre desde el punto de vista biológico? o si la diferencia biológica entre el hombre y el chimpancé es un poco más del 1% nada más, ¿se explica todo en el material genético? ah, ¿entonces ya se explica que el hombre aparezca por pura evolución? No, porque la evolución solamente puede producir un nuevo órgano o una nueva manera de actuar fija. Una araña no cambia el estilo de la tela con la moda; una abeja no calcula cómo ha de hacer el panal para que sea más bonito. Hacen las cosas de una manera automática, fija.

   El hombre, en cambio, tiene libertad, decide lo que quiere hacer y lo hace responsablemente y libremente. ¿Y se puede explicar el Quijote  por puro azar? Pura tontería. ¿En qué está entonces el hablar de todo lo que es propio de la inteligencia humana? ¿Es la inteligencia humana una secreción química del cerebro? No, eso nadie lo dice. ¿Es la inteligencia humana algo que se puede reducir a las cuatro fuerzas de la materia? No, ni la fuerza gravitatoria, puede escribir una poesía, ni la electromagnética, ni las fuerzas nucleares. Entonces hay que admitir que en el ser humano  hay algo que no puede provenir de la materia, que no puede ser efecto simplemente de una evolución material y que solo un espíritu puede explicarlo. Toda la actividad del hombre, artística, ética, el sentido de responsabilidad, la libertad; todo esto exige una causa no material y entonces, el único que puede dar lugar a que exista esa realidad no material, es el mismo Creador no material, que ha dado la existencia al universo. El hombre no puede explicarse por mera evolución, cómo puede explicarse un mono y aún el mono, no puede explicarse por el azar, sino que exige un programador, para que se dé esa evolución que hemos descrito.

 (Texto original del P. Manuel M. Carreira S.J. Astrofísico)

Volver a: La evolución de la vida