Lección de Otras tentaciones

El demonio transportó a Jesús a Jerusalén, lo colocó sobre el pináculo del Templo, y le dijo: – Si eres Hijo de Dios, arrójate abajo. Porque escrito está: Los ángeles le sostendrán en sus manos para que no tropiece con las piedras.

   Jesús respondió: – También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.

   Entonces el demonio lo llevó a un monte altísimo, le mostró todos los reinos de la tierra y le dijo: – Todas estas cosas te daré, si me adoras.  

Jesús le respondió: – Vete de aquí, Satanás; porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás.

Entonces el demonio se marchó, vinieron los ángeles y le servían.

Volver a: El Bautismo de Jesús