Lección de Preguntas sobre la evolución

Al hablar de la evolución de la vida, hay dos cosas que para mucha gente pueden parecer como un misterio y hoy lo son, pero un misterio que presenta tal vez dificultades de orden filosófico y teológico. La primera pregunta que puede dar esta impresión es ¿cómo ocurre esa evolución? ¿ocurre al azar? ¿o hay algún tipo de plan? para que la vida vaya evolucionando.

   Y segundo: si toda esta evolución nos ha dado tantas formas distintas de vida, ¿basta también la evolución para explicar que exista el ser humano? A la primera pregunta yo quisiera contestar haciendo notar algo muy obvio. Volvamos a recordar cómo un pollito se construye a sí mismo. Un científico dirá que hay una programación a nivel microscópico, tan  microscópico que en el núcleo de una célula (y la célula solo se ve en microscopio) hay una molécula que tiene diez mil millones de átomos y cada grupito de átomos es una instrucción. De alguna manera allí está marcado todo el desarrollo de ese organismo. Pero está marcado de una forma tan  misteriosa que si una célula paso a un millón de células, todas ellas tienen exactamente la misma programación, todas, y sin embargo, una llega al momento que se convierte en una célula del corazón, y otra en una célula del sistema nervioso, y otra en una célula de ver y otra en una célula de un músculo y otra en una célula del sistema digestivo.

   ¿Cómo saben cuándo tienen que hacerlo y cómo decide cada célula lo que le toca hacer? Estamos hablando de algo que es un verdadero misterio porque lo importante en la vida, no es sus componentes, sino cómo están estructurados, por qué se puede decir que hace falta información ahí, porque si no, no ocurre nada que tenga sentido.

Volver a: La evolución de la vida