Respiración

Las hojas, como todas las partes del vegetal, absorben oxígeno del medio ambiente y desprenden anhídrido carbónico o dióxido de carbono y esta función se llama respiración.
El oxígeno que captan las plantas al respirar provoca la combustión de los alimentos que en las plantas se han formado en la fotosíntesis.
Las plantas respiran por el día y por la noche, pero sólo realizan la función clorofílica durante el día, porque necesitan la luz del sol.

   Las plantas expulsan más oxígeno y por tanto enriquecen la atmósfera.

La transpiración

   La transpiración es la propiedad que tienen las plantas en emitir constantemente vapor de agua a través de sus hojas.
Si la planta pierde mucha agua por la transpiración y no la recupera del suelo a través de las raíces puede marchitarse y morir.

Volver a: La nutrición de las plantas