Lección de Tercera predicción de la Pasión

Tomando consigo a los doce, les dijo:

   – Mirad, subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas que han sido escritas por medio de los profetas acerca del Hijo del Hombre:  será entregado a los gentiles, y se burlarán de él, será insultado y escupido, y después de azotarlo, lo matarán, y al tercer día resucitará.

   Pero ellos no comprendieron nada de esto: era éste un lenguaje que les resultaba incomprensible, y no entendían las cosas que decía. (Lucas 18, 31-34).


Debemos frecuentar el trato con el Espíritu Santo para que nos haga comprender el sentido del dolor y su alcance corredentor. Además, debemos pedirle que nos haga comprender que solo cuando nos decidamos a colocar la Cruz en el centro de nuestra vida vendrán la paz y la alegría verdaderas a nuestra alma.

(Pintura: Juan Bautista predicando. TIÉPOLO, Giovanni Battista. Capella Coleoni. Bérgamo).

Volver a: Jesús y los niños