Lección de Un testimonio sobre el panteísmo

El escritor Maurouvry, en su obra «Veladas de otoño» hace una descripción del panteísmo (Dios es todo):

   «Según este ridículo sistema, usted es dios y yo soy dios. Un macho cabrío y un toro que rumia son nuestros hermanos en divinidad. Pero ¿qué digo? Una berza, un nabo, una cebolla, son dioses como nosotros. El hongo que usted recoge por la mañana es u dios que brotó durante la noche. Cuando una zorra atrapa una gallina, es un dios que atrapa a otro dios. Cuando un lobo devora un cordero, es un dios que se devora a sí mismo. El cardo y el sano que lo come son el mismo dios. Si yo corto a un hombre el cuello, ejecuto una acción divina… Ya ve usted cuán razonable es todo esto y, sobre todo, cuán moral. Con este sistema no hay más crímenes. El robo, el asesinato, el parricidio son caprichos de un dios… ¿Puede imaginarse nada más absurdo?… ¡Parece cosa de sueño ver a hombres que se dicen filósofos escribir y enseñar semejantes estupideces!»

(Pintura: Otoño. GRIMMER, Abel. Museo Koniklijk. Antwerp)

Volver a: El panteísmo