Lección de Univocidad, equivocidad y analogía

En el mundo hay una gran cantidad de seres. A todos aplicamos el término «ser». Ejemplo: la montaña es, el árbol es, el perro es, el hombre es, los ángeles son y Dios es. Todos convienen en ser, pero difieren en el modo de ser.

   a) Univocidad. El término unívoco designa siempre lo mismo, tiene un solo sentido. Ejemplo: el hombre es un animal racional, el estudiante es el que estudia.

   b) Equivocidad. Una palabra equívoca es la que designa cosas de diferente naturaleza, es decir,  tiene dos o más sentidos. Ejemplo: gato es un animal doméstico y una herramienta para levantar los coches y quitar la rueda pinchada; toro es un animal y una constelación de estrellas. En el lenguaje hay algunos términos equívocos que pueden producir confusiones: cola, esposas, grillo, etc.

   c) Analogía. Un término es análogo cuando designa objetos diferentes, pero que tienen algo en común. Tienen un sentido en parte igual y en parte diferente. Ejemplo: la palabra hoja se aplica a los árboles, a los libros y a las puertas. Estos son objetos diferentes, pero tienen algo en común: son láminas. El término «ser» es análogo. Lo aplicamos a lo material, a lo espiritual, lo real, lo ideal, etc. pero aunque todos son, varían en el modo de ser.

Volver a: La analogía del ser