Lección de Venida del Espíritu Santo

Diez días después de la Ascensión de Jesús a los cielos, estaban reunidos en el cenáculo María y los apóstoles celebrando la fiesta de Pentecostés. «De repente un ruido del cielo, como de un fuerte viento, invadió toda la casa.

   Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos del Espíritu Santo.» (Hch 2,2-4).

   El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Santísima Trinidad. Decimos en el Credo: Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe la misma adoración y gloria.

   Cuando estamos en gracia de Dios, el Espíritu Santo está en nuestra alma y nos da su gracia, virtudes y dones.

Volver a: 14. El Espíritu Santo